martes, enero 24, 2006

Arbitrar... deporte de riesgo

Siempre me gustaron los deportes, más verlos que prácticarlos. Pero si me lo piden... allá que me pongo el chandal, las zapatillas de deporte... y mi carita de esfuerzo. Eso sí, antes de salir práctico delante del espejo unas cuantas muecas de "flato" por si me meten mucha caña en el entrenamiento... que una acepta el juego, pero no hizo ninguna inscripción para el ejército.
Un compañero me invitó a compartir con él el arbitraje para el Trofeo Rectora de Málaga de Baloncesto, y yo, poco ilusioná, acepté. Acepté sin tener idea de arbitraje... pero me tranquilizaba con un no te preocupes, que tú no te mojas en nada, yo llevo la voz cantante. Así que pensé que, con asentir las decisiones que él tomara, ya tenía bastante. Hala, yo de figurante... como las azafatas, pero con dos tarjetitas, una roja y otra amarilla, para usarlas con la muchacha que se me pusiera chulita... ¡toma!, ¡¡a la calle!!, ¿que no me caes bien? ¡¡a la calle!!, ¿que tú novio no es mio? ¡¡¡ a la calle !!! :D
Quedamos en la cafetería tres cuartos de hora antes del primer partido para que me explicara... -¿¿¡ las reglas del juego !??, él sabrá...- pero lo que no sabíamos ninguno de los dos era en qué puñetera cafetería se encontraba el otro. Yo pensé que era en nuestra facultad, él dio por hecho que en la del Polideportivo (más lógico, sí... pero como soy única :/). Así que me presento 5 minutos antes, con un super precalentamiento de 1000 metros lisos a toda pastilla...
A 5 escasos minutos llenos de nervios, pelotazos, comprobaciones de mi capacidad pulmonar para usar el silbato contundentemente y de preguntarme a mí misma de dónde carajo saqué la idea de que arbitraría baloncesto femenino... me explica que soy ¡arbitro de mesa! . La observo pensando qué extraña relación me uniría a ella en menos de 3 minutos... y toooodo todito me quedó claro como el agua cuando mi encantador compañero tunotemojasennada me explicó:
-Tranquiiiiila, sólo tienes que:

rellenar estas fichas, llevar el cronómetro, decirme cuándo se termina cada tiempo, indicarme los cambios que se produzcan, ser anotadora... es decir, apuntar las faltas personales y de equipo, más los cambios que anteriormente me tienes que haber dicho, estar atenta de que a las 5 faltas se expulsa al jugador, por lo tanto avisarme de cuando llevan 4 y gritar cada diez segundos el tiempo que queda del último minuto de cada cuarto... ¡¡y ponte el silbato, que comienza YA el partido!!-

... y aún no se si el duelo fue entre los dos equipos o entre el partido y yo, lo único cierto es que desde aquel apretón de manos que me dio en plan "queda inaugurado tu calvario" intento mantener diariamente una conexión-petición línea directa al cielo... ¡¡que no revisen mis anotaciones por Dios!!... Que me gusta el deporte... pero juro, perjuro y prometo que la próxima vez me apunto al ejército :(

6 comentarios:

Eride dijo...

Visto lo visto, un consejo: no te compres La Biblia del Perejil (con prólogo de Arguiñano) cuando te digan en el ejército que tienes que echar una mano en cocina.

Guillermo dijo...

jajajajajaja en menuda te metiste, naa si tu no te mojas, solo vas a pringar como nunca en tu vida.

Y ahora que dices lo de las cafeterías, una vez quedé con un amigo en mi casa para hacer un trabajo. El chico se retrasaba, me llama y me dice que está en la biblioteca de la facultad y que donde estoy "pues mira tío estás concretamente a 40 minutos en metro de mi casa, que es donde habiamos quedado"

jeje me hubiera gustado verte agobiada en la mesa apuntando cosas sin parar, ante la duda lo apunto todo xD, y aviso a mi amigo cada minuto

terminus dijo...

Si es que... como no sabes decir que no, pues ¡HALA! Otro marrón.
Y si, el uniforme te quedaría divinamente.

Un Beso

Edu

PD: ¡Expulsado! ¿Por que? Ya hablaremos ya,

raxador dijo...

Arbitro de mesa.... Recuerdo cuando jugaba el Madrid de "SabonisArlauckasObradovic" en Grecia y los arbitros segagaban por la patabajo..... Y los de mesa, más, sillas volaban sobre sus cabezas..... Asi que... Menos mal que eres almendra malagueña... Si llegas a ser cuajada griega (con miel)... Pobreshilla.

Carpe Diem.

raxador dijo...

incluso, se cagaban.

Vacío dijo...

Anda que tuvo que ser bonito verte tratando de descifrar las señales del árbitro, como personal o pasos.

- Y ahora qué hace con los brazos?

- Bailar la conga, no?