miércoles, enero 25, 2006

Motivos

Estos son de esos típicos detalles que no cuestan nada y que, independientemente de si tienes más o menos ganas de enfrentarte a la vida, te dan siempre el suficiente ánimo para hacerlo...

Lo dicho... me voy a poner a estudiar, que hoy me sobran motivos.



PD: ¡¡Y nada de mimada!! ... nos vemos poco, será por eso ;)

martes, enero 24, 2006

Arbitrar... deporte de riesgo

Siempre me gustaron los deportes, más verlos que prácticarlos. Pero si me lo piden... allá que me pongo el chandal, las zapatillas de deporte... y mi carita de esfuerzo. Eso sí, antes de salir práctico delante del espejo unas cuantas muecas de "flato" por si me meten mucha caña en el entrenamiento... que una acepta el juego, pero no hizo ninguna inscripción para el ejército.
Un compañero me invitó a compartir con él el arbitraje para el Trofeo Rectora de Málaga de Baloncesto, y yo, poco ilusioná, acepté. Acepté sin tener idea de arbitraje... pero me tranquilizaba con un no te preocupes, que tú no te mojas en nada, yo llevo la voz cantante. Así que pensé que, con asentir las decisiones que él tomara, ya tenía bastante. Hala, yo de figurante... como las azafatas, pero con dos tarjetitas, una roja y otra amarilla, para usarlas con la muchacha que se me pusiera chulita... ¡toma!, ¡¡a la calle!!, ¿que no me caes bien? ¡¡a la calle!!, ¿que tú novio no es mio? ¡¡¡ a la calle !!! :D
Quedamos en la cafetería tres cuartos de hora antes del primer partido para que me explicara... -¿¿¡ las reglas del juego !??, él sabrá...- pero lo que no sabíamos ninguno de los dos era en qué puñetera cafetería se encontraba el otro. Yo pensé que era en nuestra facultad, él dio por hecho que en la del Polideportivo (más lógico, sí... pero como soy única :/). Así que me presento 5 minutos antes, con un super precalentamiento de 1000 metros lisos a toda pastilla...
A 5 escasos minutos llenos de nervios, pelotazos, comprobaciones de mi capacidad pulmonar para usar el silbato contundentemente y de preguntarme a mí misma de dónde carajo saqué la idea de que arbitraría baloncesto femenino... me explica que soy ¡arbitro de mesa! . La observo pensando qué extraña relación me uniría a ella en menos de 3 minutos... y toooodo todito me quedó claro como el agua cuando mi encantador compañero tunotemojasennada me explicó:
-Tranquiiiiila, sólo tienes que:

rellenar estas fichas, llevar el cronómetro, decirme cuándo se termina cada tiempo, indicarme los cambios que se produzcan, ser anotadora... es decir, apuntar las faltas personales y de equipo, más los cambios que anteriormente me tienes que haber dicho, estar atenta de que a las 5 faltas se expulsa al jugador, por lo tanto avisarme de cuando llevan 4 y gritar cada diez segundos el tiempo que queda del último minuto de cada cuarto... ¡¡y ponte el silbato, que comienza YA el partido!!-

... y aún no se si el duelo fue entre los dos equipos o entre el partido y yo, lo único cierto es que desde aquel apretón de manos que me dio en plan "queda inaugurado tu calvario" intento mantener diariamente una conexión-petición línea directa al cielo... ¡¡que no revisen mis anotaciones por Dios!!... Que me gusta el deporte... pero juro, perjuro y prometo que la próxima vez me apunto al ejército :(

sábado, enero 21, 2006

Cuando me canso de ser yo

único, ca. (Del lat. unicus). 1. adj. Solo y sin otro de su especie. 2. adj. singular (extraordinario, excelente).

Cada uno es único, exactamente igual al resto del mundo...
Lo queramos o no, la suma de nuestros defectos y virtudes mezclados a su vez con cada toque personal nos hace diferentes a los demás. Y debería ser gratificante recibir la típica frase de "eres único/a"... y debería... SI no fuera porque cuando me la dedican es casi siempre consecuencia de uno de mis tantos defectos... mi despiste. Despistada hasta límites insospechados, a veces sobrepasados por mi paciencia, una de las pocas virtudes que me quedan. Y es que ahora recordaba aquella vez que:
... fui a una zapatillera y cuando me decidí por un par, me quité el zapato de prueba y busqué, a patita coja y sin éxito, el zapato antiguo que debía ocupar el pie que estaba usando. Diez minutos después me senté desesperada en las banquetas de la tienda y me fijé en cada zapato que había suelto. Para mi desgracia, me sonó uno. Así que, arrastrando mi verguenza por la tienda... me coloqué mis distintos zapatos y salí evitando la dichosa cojera de la cual no me di cuenta durante tooodo el camino de ida ¿...? y, por supuesto, maldiciendo a la superfashion estilista que tengo por cabeza.
... fui a una tienda de ropa para hacer tiempo, pues perdí el autobús que debía haber cogido. Como, lógicamente, en principio no pensaba perderlo... recogiendo mis maletas a toda prisa se me quedaron muchas cosas fuera. Mi solución fue meterlo todo a presión en el bolso... así como la espuma del pelo, peine, desodorante, fiambrera y comida que caducaba ese fin de semana... al fin y al cabo, ¿quien lo vería? llegar a mi pueblo, ya fuese en mi maleta o en mi bolso, llegaría igual. Cuando salgo de la tienda, el control pita... ma-dre-mía... vuelvo a entrar y pita, salgo y pita... en esto, ya mi cara tornando a morada y tó kiski mirándome, una dependienta corría hacia mí obligándome a vaciar el bolso en el mostrador (ruego se guarde un minuto de silencio llegado a este punto, homenaje a mi saber estar por mi nofuga dadas las circunstancias)...y cuando hubo sacado hasta la pasta de dientes... caí en la cuenta: NUNCA se os olvide devolver los llaveritos que contienen el número de prendas, porque los hijos de su madre pitan.
... que me duché con el sujetador deportivo color carne, supercómodoquenosenotaquelollevaspuesto.
... confundí, pues están en el mismo estante y tienen el mismo tamaño, mi enjuague bucal con la colonia. No llegué a tragarme la colonia, pues el extraño contacto de la boquilla con mis labios me advirtió, pero volví a entrar en la ducha oliendo a menta que daba gusto. Porque a veces por las mañanas, cuando parezca que digo metáforicamente que mi vida es sueño, es que aún no he despertado.
... cuando después de toda la tarde buscando el mando de la televisión me dicen de poner la mesa y lo encuentro conservándose en el frigórifico, porque si leeis mi prospecto, si quito la mesa... mejor no darme conversación.
... aquella vez que...
Y es que, cuando me dicen que soy única suele coincidir con el culmen de mi desesperación. Por eso, sí algún día pierdo la cabeza y veis que no la encuentro... por solidaridad de no sentirme única, sólo os pido a cambio una cosa hasta que aparezca...
...que la perdáis todos conmigo.

miércoles, enero 18, 2006

Meme_manías

Llevaba estos días atrás, en mi ruta blogueril, leyendo vuestros meme-maniáticos... y al final me llegó. Me gusta leer este tipo de post de la gente que no conozco mucho porque las manías son una faceta de la personalidad que te aclara muchas cosas: ordenados, inseguros, soñadores...
Así que vamos allá, ¿5 nada más? no me consideraba maniática hasta que dark me hizo pensar en ellas y para poner 5 tuve que seleccionar:
- Partiendo de que tengo fobia a la sangre... mi manía es ver las heridas. Se que me voy a marear, pero no puedo evitarlo... si alguien se ha caido tengo que ver lo que se hizo. Si me lo hago yo, hasta que no lo veo no me quedo tranquila. Supongo que busco quitarle importancia a la película que yo sola me pueda montar en la cabeza.
- Como los espejos de mi casa me llegan hasta poco más abajo de la cintura y soy algo presumida, lo admito-lo admito, puessss para verme de cuerpo entero antes de salir la única forma es levantar un pie (los dos me la pego) en plan "tenista que se quita el albero de la zapatilla con la raqueta". Postura estúpida la cual, por manía en un principio de verme entera, no sorprende a mis vecinos cuando esperan a que se abra el ascensor y yo bajo en él, como tampoco les sorprende mi consecuente saludo de boca pequeña unido a mi cara colorada.
- Otra, por la cual mi padre me regaña y que me harto de explicar que se equivoca, es pasarme la lámina de la uña por los labios... me tranquiliza hasta el punto de que, en época de éxamenes parecen pulidas. Mi padre se piensa que me las como... y nunca lo hice!!
- Tengo la dichosa manía de levantarme tarde... y no me digáis que es porque me acuesto tarde, porque la hora a la que me acueste da igual... dormiré más para levantarme tarde. Esto es consecuencia a su vez, de mi manía de escuchar el despertador y apagarlo tan felizmente, para lo cual antes de dormir tengo la manía de poner de 5 a más alarmas: 8:30, 8:40, 8:50...
- Y por último, que soy muy cagueta. Tengo la manía de dormir con la persiana subida (para que se vea la habitación), en la cama que hay pegada a la ventana ( porque así no veo si hay alguien en ella) y mirando hacia la puerta (para controlar que no se mueve). En realidad, por las noches no tengo en cuenta cada cosa que dije... pero si duermo como duermo es consecuencia de que, de tanto hacerlo hace algunos años... necesito dormir así.
Se lo paso a Vacío y a DmonFrost... hala!
Vale, y ahora, si alguien leyó todo esto, le rogaría a alguno que me metiera un tiro y me quitara el sufrimiento...

lunes, enero 16, 2006

¡¡A 1 euro oigan!!, ¡¡profesor, curso y asignatura!!

Empieza la época más agobiante e ingeniosa para un estudiante universitario. Muchos de nosotros comenzamos a subir la dichosa cuestecilla que nos cambia el horario, las ganas y hasta el carácter... la de los exámenes. Y es que, hasta el macho más macho tiene que demostrar que no le ha llegado el período, que ese cambio de humor es debido a la falta de concentración y que la única relación de él con período y su frecuencia es un problema meramente físico... y los demás se descojonan, claro...
Lo de agobiante no hay duda... no te da tiempo a nada. Y es que el agobio y el ingenio en esta época están hermanados. Te colocas delante del libro y te surgen mil ideas mejores que el plan presente. Y cuentas los folios que tienes que estudiar... te lees uno y los vuelves a contar.
De modo que llega el último día y, para no ser menos ingenioso, decides hacerte unas chuletillas... ¡que más da!, no hay cargo de conciencia, ¿lo tengo cuando me harto de estudiar y al día siguiente se me olvida todo? no... ¡pues estamos en el mismo plan!.
Los últimos días antes de los éxamenes son para grabarlos y venderlos por fascículos de "yo y mis labores"... porque lo de hacer chuletas realmente es laborioso, si cabe, más que estudiar . Sólo por tenerlas nos deberían poner el aprobado :P... al menos nos hemos preocupado en leer y resumir el temario, y si me aprietan... ¿qué me dices de la originalidad? ¡también cuenta!: en las medias, en la suela del zapato, auriculares bajo la camiseta que trepan desde el bolsillo, el boli, reloj, los tobillos... (para más información, me encuentro en la puerta 2 de los baños mixtos ;P)
Pero veeeenga, seré buena. Dejaré atrás mi mala influencia, idem de mi experiencia... porque admito que alguna hice (lo de aprender fórmulas por imposición nunca fue conmigo...) y, aseguro que nunca me pillaron... pero los nervios que se pasan no valen la pena. Cuando te tiembla la vida y no ves más salida que mirar la chuleta te acuerdas de las tardes que pasaste vagueando y de que estudiar... al fin y al cabo, no cuesta tanto ;).

martes, enero 10, 2006

Tres, dos, uno... ¡dentro!

Bueno, Cattz me lo pidió hace ya bastante tiempo y ya hoy me decidí a colgarla...

Esta es mi sección de radio de ayer, Lunes 9 de Enero. No suele funcionar el enlace así que, aquí dejo una muestra del estropicio que realizo en antena cada lunes de 21.30 a 22.00 horas ;)
Mi compañera Rocío y yo solemos recomendar páginas de Internet sobre algún tema en concreto... esta sección es sobre páginas que te permiten subir fotos y almacenarlas, creando tu propio álbum.

Tengo mis coletillas, lo se. Exactamente soy capaz de contar unas 10 veces la palabra exactamente.

Se admiten todo tipo de críticas, por supuesto. ¡Pero no seáis muy crueles conmigo que estoy comenzando!

Bueno... os dejo encallando en A Buen Puerto :)



Powered by Castpost

jueves, enero 05, 2006

Algo más que un café...

Por petición de Vacío y voluntad propia, dedicado a todos vosotros, presentes y ausentes del pasado lunes:

Contar un día completo de autobús, consignas, paseos, risas, saltos, carreras, fotos, llamadas, bocadillo-calamares, tangas, peinetas, bordados... sería muy largo y no me gustaría dejarme nada atrás, porque todo fue maravilloso y digno de recordar, me lo quedo en la memoria :). Así que me limitaré a describir un momento concreto de aquella tarde, la sensación que me produjo un instante a las nueve y pico de la noche, porque, literalmente, me detuve de pie a mirar aquel panorama:
Unas veinte vidas distintas en edades, gustos, procedencias, acentos... ambientábamos de la forma más familiar una cervecería de un rincón de la capital; y es que, estoy plenamente segura de que los ocupantes de las demás mesas que conformaban el local no podían ni imaginar que nos estuviésemos conociendo en aquel momento, porque la complicidad y el cariño era palpable desde la primera hasta la última silla, desde que entraba alguien por la puerta hasta que se despedía...
Y dejándome caer sobre mi asiento, luchando contra el dichoso agotamiento que no me dejaba dar más de mí, podía relacionar aquellas personas con sus respectivos blogs, adjudicar rostros, gestos y voz a aquellos post que meses atrás habían formado parte de mis entretenidos días...
Me resultaba especialmente curioso comprobar que las seguridades en las palabras escritas tenían ahora esa convicción en sus voces, que la emoción que me transmitían palabras de otros blogs ahora eran conversaciones profundas, las carcajadas provocadas por antiguos post convertidas en presencias revoltosas, los blogs con carácter se sustituían por decisiones sin escrúpulos... como si cada personaje saliera de su propio cuento y se hiciera de carne y hueso... allí, justo delante de mí...
Cualquiera hubiese acertado al quién es quién observando durante algunos minutos aquellas personalidades... fue realmente especial reunirme con todos vosotros.
Aún me duran las ganas de que aquello no acabara... y poco a poco se van trasformando en deseos de que se repita.
Gracias por hacer de Madrid un lugar acogedor y de aquella reunión una cita entre amigos.
Un abrazo, Mayka.