jueves, noviembre 09, 2006

Mendigando por mi blog :)

Eran las tantas de la mañana del Sábado. Volvía a casa acompañada por un amigo, que no paisano. De frente y por la misma acera, acortaba distancia uno de esos personajillos típicos de mi pueblo, conocida por todos los antequeranos, ayudada por muchos y burlada por otros tantos. Verla me dio seguridad, a pesar de sus pintas...
...ella es así. Se tambalea pero no se cae, te pide pero no te atosiga... vaga sin rumbo fijo y nunca hace daño... se que también me reconoce... que yo también soy de aquí.
Sin embargo, mi amigo estaba loco por cruzar de acera, aligeraba el paso, cortaba la conversación... la inseguridad que le daba esta presencia se hacía notar. Así que, mientras ella se acercaba, comencé a contarle las anécdotas que conocía, las que ayudaban a que su imagen me transmitiera confianza. Y pasamos junto a ella:
- Buenas Noches -dijo ella.
-Nosotros tardamos en reaccionar ante la poca costumbre, pero le respondimos de igual forma- Buenas noches...
Lo que no había hecho absolutamente ninguna de las personas que, con perfecta presencia, pasearon por nuestro lado anteriormente. Y me sentí orgullosa... como si fuera una parte más de mi tierra.
La inseguridad ante aquellos traseúntes o mendigos que no conocemos es inevitable. Personajes típicos de cada pueblo o ciudad que disponen de un curriculum inestimable de hazañas que sólo comparten los que conviven con ellos, pero su aspecto no puede más que transmitir desconfianza hacia los que por vez primera se los cruzan.
Desde el Sábado me parece especialmente curiosa y hasta entrañable esa sensación... cómo tú que me lees te sentirás acompañado ante una persona que a mi me hará la misma calle doblemente solitaria...

lunes, septiembre 04, 2006

Siempre conmigo y nunca de mi

Me gusta lo desapercibido. Siempre les he prestado más atención a las personas tímidas que a las que se dedican a llamarla… pero nunca se me ocurriría alterar su espacio hasta que, al menos, una mirada me invite a ello.

Cuando chica era introvertida hasta extremos inconcebibles para lo que soy hoy en día. Si había alguien a mi alrededor con quien no tuviera suficiente confianza, y esa sólo se la otorgaba a mi familia, mi boca se cerraba herméticamente.

No era agradable, ni si quiera sentía que dependiera de mí… mi timidez era superior a la voluntad de demostrarle a los amigos de mis padres que “no me había comido la lengua el gato”. Y sus incitaciones por querer escuchar mi voz terminaban provocando el retorcimiento de las cuerdas vocales en mi garganta. Recuerdo que me cohibían tanto que conseguían hacerme llorar de coraje y odio por el dichoso entretenimiento.

Terminaba por irme a otras habitaciones a hablar sola para comprobar que no me había quedado muda de forma psicosomática. Para colmo, siempre estuve convencida de que cualquiera de mis niñerías hubieran sido más interesantes que aquellas vacías conversaciones de mayores. Me conformaba pensando que aquella voz que no gastaba la estaba ahorrando, porque mi abuelilla ya no hablaba… lástima que ella no hubiera sabido dosificarla. Así que ese malestar tenía su provecho.

Ahora peco de hablar tanto. Conozco los límites de la timidez y nunca violentaría a una persona introvertida. El mundo camina al revés, ahora que es cuando menos tendría que hablar no hay quien me calle; pero hay cosas que nunca cambian: si me cruzo con ellos, como hoy, sigo ahorrando la voz, pero por voluntad propia... dosificándola no sea que se me acabe, qué leches...

domingo, septiembre 03, 2006

Muy buenas

Nunca pensé en hacer un descanso y dejar de escribir. El cambio de aires, el hecho de que se me complicara acceder tan fácilmente a internet y este calor, que agota indiscriminadamente cuerpo y mente, hizo que lo dejara bastante anclado.

El caso es que, como todo, cuanto más lo dejas más cuesta. Y en este tiempo me planteaba si realmente me merecía la pena seguir escribiendo... entraba en otros blogs y los devoraba. Me impresiona la capacidad de redacción de muchos autores que me leéis y de otros tantos que no... y resolví que entre mis cualidades, definitivamente, no está la escritura.

Pero una vez hallada esta conclusión, la asimilo... y sigo escribiendo. Me libera, me gusta y me gustáis.
Así que con esta entrada me quito a mi misma la expectación de retomarlo, elevo anclas y prosigo este viaje.
Pues hale, dulce travesía :)

martes, agosto 01, 2006

Meme-cotilla

Valiente vacaciones las mias. No es el mejor momento para contestar este meme porque me he ido lejos de las radiaciones que provocan estos aparatos. Ya me cuesta encontrar las letras del teclado otra vez. Pero como mi Flu nunca falla en invitarme, yo tampoco le quiero fallar en contestarle :) ¡y aquí voy!:

-¿Cuánto tiempo llevas blogueando? Como lectora desde Agosto del 2005 y como autora desde Octubre del 2005, dos meses tardé en decidirme a parir mi criaturita. Aún no se si fue un parto prematuro o maduro, pero me siento orgullosa de haberlo hecho.

-¿Cómo te enteraste de la existencia de los blogs y porqué te animaste a participar? En el verano del 2005, cada vez que mi hermana cogía el ordenador, el fondo de pantalla siempre estaba muy negro y me llamó la atención. Un día le pregunté de qué iba esa página que solía visitar y me hizo leer un par de post. Me gustó. Días más tarde entré por mi misma y pronto se convirtió en costumbre. Comencé a familiarizarme con los términos blogueros, a conocer otras webs y a encariñarme con algunos autores. A los pocos días me planteé dejar el blog del messenger para hacerme uno más mejor. Y me ilusioné con la idea... hasta el día de hoy.

-Cinco blogs que sigas a diario o con mucha frecuencia. Bloc de esbozo, Cantautores mudos, Deja que el agua fluya, Oleo's life, The hard men path.

-¿Eres lector anónimo de algún blog? De aquellos en los que no soy lectora habitual, de blogs que entro de enlaces de enlaces de enlaces de otros. Pero no podría decir nombres concretos.
-Y sobre los autores, nombra cinco que te despierten especial simpatía. Donde comen 5 comen 10: Terminus, Florecilla, Flu, Gabi, Sabejal, Gui, Gacela, Sacris, Dmon y Wendy.
Vamos, mojate ¿que blogs consideras con mayor calidad? Wendy, Jimpomuk, Gabi, Sr. Chow y Don Mendo.
-¿Te has enamorado alguna vez de un/a blogero/a? No.
-¿Conociste a alguno/a más allá del teclado? ¿a cuáles? Sí, a muchos... vamos a ver si no olvido a nadie: Rocío, Guille, Flu, Barry, Dmon, Wendy, Terminus, Gacela, Reve, Sr. Show, Don Mendo, Sacris, Jos, Alariz, Cattz, Deye, Bere, Vacío, Phrasys, Sombrilla, Vivi, Achab, Chasky, Pez, Súcubo... y en proyecto Sabejal ¡Espero no olvidar a nadie!
¿Te consideras satisfecho con tu blog? ¿qué cambiarias? Pues me encantaría que la gente que comenta lo hiciera en verso, sí... y el diseño.
Espero que no cause peleas, se que todos quereís estar entre mis preferidos, pero hay que currárselo :). No comprometo a nadie, que no me gusta y no he puesto links porque podría morir en el intento... pues hala ¡¡¡felices vacaciones!!!

domingo, julio 02, 2006

Intérprete: Mayka (con la colaboración de Antonio Machín)




"Tengo una debilidad,
no sé que pasará,
si no me doy el gusto..."


"Tengo una debilidad,
¡ay qué calamidad!,
mi vida es un disgusto."

(Agradecimientos a Nestlé, Hacendado y Milka, que no se han separado de mi en todo este tiempo y han sido mi mayor inspiración. A mi barriga por su paciencia digestiva a cualquier hora del día y a mi pantalón vaquero, por dar de sí cuando más lo he necesitado. A Antoñito por su buen comportamiento en el estudio de grabación, ¡no has dao un ruio!. Gracias también a todos aquellos chocolates que no se sientan incluidos, pero que son, igualmente, fruto de mi devoción. A todos ellos, mi más sincero agradecimiento. -Mayka-)

¿¿Yo?? las maracas... y el gusto :)

miércoles, junio 21, 2006

Cuéntame...

... le digo siempre que la veo. Tiene 84 años y, aunque es mi "abuelilla", sólo me une a Ella el afecto y el cariño de cuidarnos (a mis hermanos y a mi) en los primeros años de vida. Ella fue nuestra primera palabra, nuestros primeros pasos y nuestras primeras papillas... cuenta más historias y anécdotas de nuestra infancia que mis propios padres.

Es comunista y presume de ello. Siempre añade la frase que da título a todas sus historias: "Yo no nací comunista, a mí me hicieron". Hace 70 años, unos vecinos convencieron a su padre de que votara al partido republicano, lo cual fue suficiente para que en un almuerzo le mataran de un tiro a bocajarro en presencia de su esposa y de Ella. Su hermano fue fusilado en un campo de concentración por el mismo motivo. Me gusta pelearle y decirle que los rojos eran tan malos como los azules, para provocarle que defienda con más argumentos su postura y así escucharla más rato. Es un auténtico placer, comparable a pocos, escuchar a una persona mayor contar sus experiencias... pero es que Ella es sentimiento en cada palabra.

Todo su entorno la delata: Su llamador es rojo, suele llevar un pañuelo de Picasso atado al cuello y siempre camina por su izquierda. Días antes de las votaciones electorales me suele invitar a comer. Al lado de mi plato siempre hay un sobre preparado para que yo lo meta tal cual en la urna y, con tal de que se quede tranquila, siempre lo guardo. Una vez iba por la acera y llovía, así que el choque entre paraguas con los que venían de frente era inevitable. Entre tanto alboroto, pasó un hombre con prisas... y vino a encontrarse con Ella:

- ¡¡¡Apártese Señora!!! ¿No ve que voy por la derecha? - mi abuelilla frenó en seco; en alto y de forma contundente respondió - ¡¡Siga usted por SU derecha!! ¡A ver quien tiene cojones de quitarme a MI la izquierda!

Es una señora de los pies a la cabeza. Conoce los buenos modales mejor que nadie, pero no le toques el tema de política... es el único momento en el que suelta cada taco que madre mía. Cuando viene a comer a mi casa, mis hermanos y yo le hablamos de Franco o buscamos a Rajoy (antes Aznar) en los telediarios para escuchar su:

- Si yo no tengo nada en contra de ese pobre hombre, ¡sino en contra de la puñeterísima madre que lo parió!

Es Única. Independientemente de su inclinación política, su fuerte personalidad me tiene prendá... no es mi pretensión, ni mucho menos, desprestigiar a quien piense distinto. Traerla a mi espacio es sólo una forma más de quererla.

domingo, junio 18, 2006

Meme recomendaciones

Toca hacer la tarea que me mandan desde esos pocos segundos de cordura que dan para tanto:
Hace ya algunos años leí un libro a partir del cual mentalmente clasifico todos los que le van siguiendo. Me entusiasmó... desde entonces, cuando me quedan pocas hojas para terminar otro, suelo acordarme, como si fuera inevitable hacer una comparación con la sensación que me dejó. "Edad Prohibida", de Torcuato Luca de Tena. Es muy fácil de leer y aunque grueso, se digiere de un bocado. Habla de las experiencias de un adolescente de tal forma que resulta complicado no vivirlas en primera persona... supongo que también me dejó aquel buen sabor de boca porque mi vida iba en paralelo. De cualquier manera me encantó, así que ahí queda.
En el terreno audiovisual me decanto por una argentina para quien no la haya visto aún: "El Hijo de la novia", de Juan José Campanella. Cuenta con actores como Ricardo Darín, Héctor Alterio, Norma Aleandro o Natalia Verbeke... ¿Por qué ésta? puessss porque es encantadora y el guión es muy bueno... las conversaciones con su ex mujer y con el cura no tienen desperdicio. Además, un reparto inmejorable que transmite muchas sensaciones: recuerdo que estaba lloriquenado al poco que soltaba la carcajada y todavía sonándome los moquillos cuando me entraba rabia y me desesperaba con decisiones inevitables que se tornan en buenas críticas... pero mira, mejor la veis y me contais :)
Musicalmente no puedo evitar recomendar algo de música de cantautor... porque si tengo que recomendar algo, mejor lo que conozco bien. Por elegir: Silvio Rodriguez "Al Final de Este Viaje", Ismael Serrano "La Memoria de los Peces", Carlos Chaouen, Javier Álvarez entre los más conocidos (menos mal que elegí). Música para escuchar y no para oir, si se quiere disfrutar. Mejor siempre versiones acústicas. En lo instrumental, Mike Oldfield "The Songs of Distant Earth" o Pink Floyd "The Wall"... para estudiar geniales, que si no apruebo va a ser que es culpa mia...
Y como a alguien le vengo debiendo algo:
Florecilla: Yo estoy como Mik2121, a mí no me llegan nunca, soy una meme-marginada :´(
Pues ahí te va artista :)

jueves, junio 15, 2006

¡¡ A por ellossss, oéeeeee !!

El primer examen siempre es el peor. No es el más difícil, pero por ser el primero es al que generalmente con más nervios te enfrentas. Tienes que empezar la temporada con buen pie... si el primero sale mal no es buen preludio de lo que queda. Si encima lo tienes en un mal día y en una mala hora... ya entramos en los "mosquervios" (mosqueo + nervios)

Y es que... duele que sea por la tarde, escuece el duelo Malú-vecina, quema estudiar al ritmo de martillazos... (que lo permito porque era martes13 y algo de mala suerte pertenercía, pero ¡mira que el año tiene días!) ... pues no, no bastaba:
Pusieron el examen el día que jugaba España, a la hora que jugaba España, cuando jugó por primera vez como si no fuera España... Tanta mala suerte era inconcevible, así que decidimos sacarle partido al partido:
Hicimos un equipo de 2 delanteros, 4 laterales y un portero: la profesora, compadeciéndose de nosotros, se marcó el detalle de escribir el marcador en la pizarra para que supiéramos que iban ganando y en la supuesta euforia... apuntes venían, apuntes iban... ¡4-0 qué has puesto en la primera!... ¡olé ahí España y la segunda es falsa!... ¡a por ellos y echa tu examen hacia la izquierda!...
Así que lo podréis imaginar... nosotros también ganamos el partido :)

viernes, mayo 26, 2006

Un día fatídico

Mañana: Me despierto tarde porque anoche desvelada no pude descansar bien. Me levanté con dolor de garganta y de cabeza. Tenía que recoger un paquete certificado para mi hermana en el centro de Málaga. Monto en el bus urbano y le pido al conductor que me avise al llegar a correos... se equivoca y me deja a tres cuartos de hora de la oficina. Cuando llego me informan de que se ha abierto una nueva en mi zona, por lo que mi paquete ha sido trasladado a mi barrio. Respiro hondo y monto de nuevo en el bus. Esta vez soy yo la que me equivoco de parada y me bajo a dos manzanas de la oficina. Al llegar me ponen impedimentos para entregármelo, pues yo no era la remitente.

Medio día: Llego a mi piso cansada. Me miro la garganta al espejo y me preocupo. Llamo por télefono a mi casa de Antequera y mi hermana me aconseja que me lleven al hospital. Siento mareos, nauseas y estoy débil... así que me obliga a que no me duche, pues si además me caigo en la tina la liamos. Pienso que me da tiempo y me ducho en un minuto. Suena el télefono, salgo corriendo de la ducha y resbalo de costado en el pasillo. Mi espinilla choca contra el pilar y me hago una herida. Me veo la sangre y me mareo... el teléfono sonando. Me tiendo en la cama de matrimonio para que se me pase el mareo... el teléfono sigue sonando. Decido cogerlo para que no se preocupen y en el trayecto de la cama al salón pierdo el conocimiento y caigo redonda al suelo, dándome en la barbilla, en la mano, en la pierna... cuando me levanto dolorida llamo por teléfono llorando a mi niño, que se presta a llevarme al hospital. Se presentan mis amigas alertadas por mi madre, ya que no le cogía el teléfono a nadie.

Tarde: Tras una hora entre risas y lágrimas mi padre me lleva al hospital. No hay aparcamiento, así que en el kilómetro andando hasta la clínica se me llena el pantalón de sangre. Le pido a mi padre que no nombre la pierna y antes de decir mi nombre ya se lo había explicado a la recepcionista. En la sala de espera me percato del detalle del pantalón manchado y vuelvo a sentirme mal. Pierdo el conocimiento. Según mi padre, tres enfermeras y un médico me subieron a una silla de ruedas y me llevaron a una habitación. Allí, sorprendidas, se reian por la causa de mi espectáculo. Me regañaron por no haber comido, me tomaron la tensión, el azúcar y me obligaron a beber un vaso de agua endulzado y a comer un bocadillo.

Durante el día me regañaron mi hermana, mi madre, mi niño, mi padre, mi hermano, las enfermeras, el médico, mis amigas... Me diagnosticaron faringe roja con placas, glucemia baja, contusión a nivel de cara anterior de la pierna izquierda y pérdida de conocimiento.

Y todavía me queda la noche... mejor me acuesto y me rindo.

jueves, mayo 18, 2006

Lo que menos cuesta, lo que más vale

Por aquel entonces yo admiraba todo lo relacionado con el ambiente universitario: la capital, la independencia, la gente... me gustaba dar paseos por el campus y que me confundieran con una más. Mientras, mi hermana se encargaba de la voz de la experiencia respondiendo a todas mis impertinencias... Y en uno de aquellos paseos me hizo un comentario que con los años terminaría haciéndolo mio:
"... la ida no está mal ¿eh? vas de día, el sol dándote en la cara, los estudiantes bajando... pero la vuelta es un poquillo diferente..."
y mirando hacia la izquierda según se sube la cuesta a mi piso, y señalándome el Hospital Clínico de Málaga, me explicó:
"... es vista obligada. La oscuridad de la noche hace demasiado contraste con la luz de las habitaciones, que se encarga de dibujar siluetas en su interior."
Y siempre que paso por la noche miro esas sombras esperanzadas, con una sensación agridulce. El caso es que, ahora que soy yo uno de esos contornos en la luz de la noche, quería aprovechar para criticar algo que, desde el otro lado de la ventana no se ve...
Supongo que en todos los trabajos se puede hacer la siguiente clasificación, sólo que a los médicos se la reprocho más si cabe... pues confío plenamente en que su actitud es capaz de sanar...
Y es que hay médicos de profesión y, en contraposición, de vocación... que, aunque tu vida laboral no te deba influir en tu vida personal, el buen trato es indiscutible y la sensibilidad requerida. Que los primeros son profesionales no lo discuto, pero que los realmente necesarios son los segundos aún menos... Y si alguno de la rama me lee, con todos mis respetos a la profesión, antes de cruzar la puerta de la habitación piensenlo dos veces... que no cuesta, hacer las cosas con cariño no cuesta y, sin embargo, vale mucho.

miércoles, mayo 10, 2006

23 primaveras

Un día como hoy, pero hace 23 años, no tuve mejor cosa que hacer que nacer. No fui deseada, por lo que mi madre se tiró los 8 meses de mi embarazo llorando... así que las peleas entre mis padres eran continuas y él, al ver el rechazo de mi madre a su cuarto embarazo, desde mi gestación dijo que yo era sólo suya :) La cosa es que, sumando complicaciones, para cuando me pertenecía nacer se propuso una huelga de médicos... por lo que yo fui provocada entre 10 o 20 días antes de la fecha indicada... (¡pero no me falta cocción! ¡que os veo venir!). Nací a las 8 p.m. dejando a mi madre tan agusto y yo llorando tan a disgusto... fue salir de su vientre y darme cuenta del error.
No me considero nada materialista a pesar de la supuesta contradicción de que me encanten los regalos. El caso es que un detalle especial, quizá personal y además, sin fecha predefinida... es el mejor regalo que me pueden hacer. Pero, a falta de estos detalles porque sí, se aceptan todos de golpe el día 10 :) Recuerdo que el año pasado recibí dos regalos que no olvidaré nunca, cada uno por muy diferentes motivos:
1º) A un amigo mío se le ocurrió mandarme un ramo de rosas rojas con su tarjetita dentro que venía a decir algo como: "Felicidades en el día de tu cumpleaños. Te quiere mucho, ****". El caso es que cuando llegó el repartidor de Telerosa me vino de perlas para que me abriera la mahonesa más bien cerrada que había en el mercado. Así que, mientras él me abría la mahonesa, yo me apoyaba en su espalda para firmarle el recibo a la vez que sujetaba el ramo de rosas blancas entre las piernas... ¿blancas? Al irse el repartidor, mis amigos me insistieron para que leyera la tarjeta en voz alta, a lo cual accedí sonriente: "María, los amigos de tu hijo esperamos que te recuperes pronto. Un abrazo de parte de todos"... de repente me sentí tan frustrada como la Virgen María, sólo que en vez del ángel Gabriel yo tenía una tarjeta de felicitación.
2º) Me llamaron por teléfono y nada más descolgar, sin mediar palabra, comenzó a sonar una música en directo. Provenía de un piano, deducí que tocaba un amigo... pues la banda sonora que interpretaba, maravillosa, la conocí porque él me dejó la película de El Verano de Kikujiro. Cuando las notas se acercaban al final las enlazó con el "Cumpleaños Feliz" y yo mientras, al otro lado del hilo teléfonico, con las lágrimas saltadas y sientiéndome la persona más egoista por no poder compartir aquel momento con el mundo entero...
(Gracias Dmon)

domingo, mayo 07, 2006

... y nos dejamos llevar.

Decidimos ir al cine a ver El Caso Slevin... el caso es que, no comprar chucherías y frutos secos a esa hora de la tarde era imperdonable, había hambre, mucha hambre. Pero llegábamos tarde, así que haciendo el caso típico que se le suele hacer en este tipo de situaciones a la igualdad de géneros, entramos nosotras dos en la película y ellos se quedaron comprando fuera...

- ¿Qué fila es? vale... pues eso, además me he vuelto maniática en este tipo de cosas: si la película ha empezado ¡no entro!, aunque hayamos venido desde la otra punta de la ciudad a ver esa peli… me da coraje. No me importa entrar en otra... Mira, ya empieza, menos mal. Y esta gente... bah! Después le contamos el comienzo, jejeje. Me gusta que las pelis vayan acompañadas de trailers y no de publicidad, ¿no te pasa lo mismo? Así vas apuntando la próxima que quieres ver... esto de los trailers es toda una responsabilidad. Te abren o te cierran el apetito... tienen su arte. Mira esta peli, te la presentan que da gusto y después es un maldolor. Oye, que pedazo de cola se están tragando esta gente, jejeje... igual hasta se han perdido... ¡¡hombres!! jejeje. Qué guapo el Banderas en esta, ¿eh? ... ¡¡y tendremos que ir a por ellos y todo!! La próxima vez venimos solas. ¿Estos que suben las escaleras son ellos? ... no... Pues eso, no me explico cómo este hombre está rodando El Camino de los Ingleses y acaba de estrenar esta otra... contenta andará la Melanie, jejeje ¿Apagaste el sonido del móvil? vale. Madre mía, valiente merienda nos traen estos dos, jajajaja ... oye, ehm... este trailers de Déjate Llevar no te está resultando algo larg..........

Ellos: ¿Dónde andabais?... ¡os perdisteis el comienzo de la peli!
Nosotras: ¿No vamos siempre de dos en dos al servicio?... pues hale, ¡¡cumpliendo tópicos y a callar!!

jueves, abril 20, 2006

Algo más que una leyenda

La Semana Santa, como casi todas las vacaciones que se me presentan, la disfruté en mi pueblo. Dicen que la tierra de uno tira mucho, y será cierto... porque Antequera me parece preciosa, a pesar de ser de allí y mantener la postura de que los antequeranos dejan mucho que desear (y como la frase la suelto yo pues no me incluyo, ¡hale!)

Pero no os voy a hacer de ciber-guía turística, y menos gratis, nada de eso. Sólo existe una condición para que acceda a mostraros sus rincones y contaros las leyendas... que vengais :)
Peeeeero... ahgs ¡no lo puedo evitar! Necesito compartir con vosotros algo que cuando llego a mi tierra siempre desvía mi atención hacia allí...
Era Antequera límite fronterizo de la España cristiana con la musulmana. Un joven cristiano cae prisionero en una localidad próxima. La hija del mandatario moro de esa localidad va por curiosidad a los calabozos en los que se encuentra con el apuesto guerrero. Ambos, de una sola mirada casi única, caen enamorados y deciden marcharse, ya que por aquellos siglos, no se les permitía contraer matrimonio a parejas de distintas creencias.
Aunque escapan de la cárcel, son descubiertos por los guardias que salen a su captura. Los moros se acercan y no saben qué hacer. Llegan a un peñón en las entradas de la ciudad de Antequera, decidiendo subir por él. Ya en todo lo alto, los arqueros del padre moro apuntan a los jóvenes. Ambos se miran, se cogen de la mano y se colocan al filo de la cima. No tenían escapatoria: rendirse y ser capturados y separados. Pero unidos por sus manos, vuelven a mirarse fijamente y se despeñan, saltando al vacío.
Esta es una de tantas leyendas que se cuentan en los pueblos... no tiene nada de especial, pero el escenario donde supuestamente ocurre es lo que os quería enseñar:
y si me hacéis el favor, inclinais la cabeza hacia la derecha y le echais imaginación... ¿véis el perfil de una persona recostada? Le llamamos el indio... y os dejo este estropicio por si hay dudas ;)
Supuestamente, la pareja de enamorados se tiraron desde la punta de la nariz, y cuentan que en las faldas de La Peña de los Enamorados (así se llama) yacen sus cuerpos.
Nuestro indio siempre da la bienvenida y la despedida cuando se visita mi tierra. Pero sin duda, lo que más cautiva es la hora del atardecer, cuando además sabes que en cuestión de minutos vas a coger exactamente la misma postura que él...

viernes, abril 07, 2006

Que digo yo que...

... nunca mais? ;)

Sacris dijo:

AAaaaaaaaaays niña!!! Jajaja, que me he reio un montón! eres genial. ¿Sabes? Cuando vengas a Madrid te daré un regalito, a ver si adivinas lo que es jaja.Un besazo!

Pero las personas como él, a la hora de hacer sonreir, no saben esperar... Gracias

viernes, marzo 31, 2006

¿Mi lema?, ¿qué lema?

Decidí mandarles el currículum. No perdía nada haciéndolo, en todo caso la vergüenza de enseñárselo. Era una oportunidad para ir ganando experiencia en el terreno audiovisual. Y así lo hice. Eso sí, advirtiendo mi intención de trabajar como operadora de cámara para no contradecir mi lema de siempre detrás, nunca delante. Tengo una especie de miedo escénico consecuencia de mi innata inseguridad que sin remedio va disminuyendo, pues mi carrera me lo exige. Me citaron para el miércoles 29 a las 17.30h.
Cuando llego, haciendo por el camino resumen mental del funcionamiento de las cámaras de plató e improvisando planos según las escenas que montaba en mi cabeza, me encuentro con un grupo numeroso de gente que esperaban para la prueba. Lo típico: les miras, te miras... comparas... algo no va bien. Nunca había ido a un casting, pero verás, ¡suponía que para ser cámara no se necesitaba tanto arreglo!. Así que cuando vi aquellas muchachas maquilladas 2 o 3 niveles por encima de dar una simple "buena impresión" decidí visitar los servicios y hacerme el poco arreglo que me permitían dos hebillas para el pelo.
Ya de nuevo en la habitación de espera, aparece la productora y comienza a explicarnos las normas. Sus indicaciones me confirmaron que aquel día compartiría el casting con los que querian ser presentadores... ¡claro!.
- Tú tienes el número 6- me dijo.
Así que me mantuve atenta a que entrara el número 5 para darle justo en ese momento paso a mis nervios. Lo que no sabía yo es que de eso también se encargaría la productora, cuando 5 minutos antes de entrar me da un guión y me dice:
- Esto es lo que te tienes que preparar, improvisa todo lo que puedas... cuanto más naturalidad mejor. Estate pendiente de las señales de los cámaras, ellos te indicarán a cual de ellas tienes que mirar.
- Perdone, ¿esto no es una prueba de operadores de cámara?
- (Matándome con la mirada) Hay que saber hacer de todo.
¡¡Uf, qué mal dolor!!
Mi guión era sobre el estreno de Gisaku en el cine español y como sabía de la afición por el cine de animación del Sr. Chow, a por él que me fui rápidamente a pedirle consejo.
Al momento me invitaron a pasar. Me pusieron el micrófono y la petaca. Comprobaron por el movimiento del folio que mi pulso era preocupante, así que me tranquilizaron con sonrisas cómplices y una laaaarga prueba de sonido que me sirvió para pasar de un leve tembleque a ondear el folio cual bandera al descubrir que la habitación de realización estaba llena de gente que me miraban por los televisores.
- ¡¡Silencio, por favor!! , ¡¡ Venga!! 3, 2, 1... ¡¡dentro!!
- Buenas tardes, mi nombre es M. Carmen, estudiante de 3º de Comunicación Audiovisual y estoy aquí porque (¿¿por qué?? ¡¡si yo venía para ser cámara!!) pienso que esta será una buena experiencia y me ayudará a coger tablas (ni que fuera carpintera, madre mia... que cagada) el día de mañana cuando esté en un canal mejor (...no coment).
Y bueno, hoy en estrenos de cartelera (y me entra una estúpida risa-nerviosa que me hizo recordar a Paco León en Homo zapping, pero juro que mi guión comenzaba así) presentamos una película de Filmax Animatión: Gisaku que bla, bla, bla... (cuando llevaba más de la mitad del guión, tras aquel foco que debió quemar un % considerable de mi retina, percibí la silueta de una persona tras otra cámara que hacía virguerías para que cambiara la dirección de mi mirada ¡¡diosss, los cambios de cámara... las señales!!) ... así que, espareremos con gran expectación la llegada de Gisaku y... el cine español (¡improvisar, improvisar!) que se vaya poniendo las pilas :) ( O_o eh.... Mayka, ¿¿no era una producción española??)
Al terminar, la subdirectora y el director se acercaron para invitarme a que hiciera ejercicios de vocalización, que me interesara mucho por el cine porque haría falta y ¡¡¡me dijeron que daba el perfil!!!... no me aseguraron nada, pero vaya, yo a vosotros sí:
La televisión realmente no pasa por sus mejores momentos

martes, marzo 28, 2006

Meme'ntretenido

Hace 10 años yo...
Tenía 12 justitos... la vida me sometía duramente a vaivenes emocionales difícilmente descriptibles y justificables. Mi familia no pasaba por buenos momentos. Encontraba en mis hermanos, especialmente en mi hermana, el mayor apoyo que se me podía ofrecer, y sin remedio me convertí en una persona muy introvertida. Desde entonces, que ya comenzaba a opinar por mi misma, mi corazoncillo decidió que sería ella la persona que más me importaría en la vida. Se me declaraba por primera vez el típico ligón de la clase, lo cual a mi, me parecía una ofensa (¿demasiado atrevimiento?). Me encantaba que me regalaran sujetadores... comenzaba a ser mayor :).


Hace 5 años yo...
Cumplía la mayoría de edad. Dejaba el pueblo para irme a la ciudad, mi casa por un piso de estudiantes, mi familia por una conflictiva compañera, las noches por fiestas... y los aprobados por suspensos. Decidí meterme en Telecomunicaciones desafiando a mi intelecto. Aprendí que la convivencia era difícil, que la confianza daba asco y que a base de bocadillos también se vive. Pillé mi primera borrachera y fumé mis primeros y últimos cigarros. Mi personalidad hacía estragos, todo me influía... aquel fue el primer verano que tuve que estudiar. Hice un pacto conmigo misma, ya que cambiaba de vida, cambiar a una persona más alegre y extrovertida.



Hace 1 año atrás yo...
Tenía 21... ya sufría las consecuencias de unos padres separados, viniendo de aquí para allá sin encontrar un hogar. Ya me había cambiado de carrera a Comunicación Audiovisual y comenzaba a seleccionar los que recordaré como mis amigos universitarios. Compartía mi vida con la persona que hasta hoy más me importó sentimentalmente. Empezaba a sufrir graves crisis que terminarían siendo el principio del fin. Me sentí, por primera vez en mi vida, débil y vulnerable por problemas que me afectaban directamente y comencé a odiar y a temer la presencia de una persona que siempre me hizo sentir inferior. Tenía un equipo de futbol sala y también arbitraba baloncesto masculino. Recibí los regalos de cumpleaños más especiales de mi vida y en la Feria de Málaga pillé la madre de las borracheras que dejaría secuelas en mi, tales como no ser capaz de estremecerme al pronunciar completa la palabra Cartojjj... no puedo.

Ayer yo...
Me desperté tarde, una vez más... me desperté sola, una vez más... y no almorcé porque no tenía ganas. Estaba algo fastiadiada porque depender de una persona que no pudo cumplir me hizo perder un maravilloso día de playa. Por la tarde quedé con una amiga para tomar un helado y para la noche surgió una inesperada cita con él. Mi curiosidad y mis ganas de zanjar me obligaron a acceder a lo que terminó siendo la más clara de las despedida, concluyendo donde comenzó... en la playa. Recordé a Terminus por el arrebato momentáneo, dándole vueltas a mi anillo, de tirarlo al mar... pero me contuve. Me dieron fácilmente las tantas de la mañana excusando un invatible "ya nada es lo que era". Y mi día concluyó tarde y cansado.
5 lugares especiales para mí:
- Mirador de San Nicolás de Granada.
- El salón de mi casa de Antequera lleno de amigos.
- La playa cuando empieza a ponerse el sol.
- La Tertulia con mi hermana.
- Este rinconcito.
5 mayores alegrías para mí:
- Ver feliz a mi madre .
- Una llamada de alquien que aprecio.
- Un plan improvisado que sale bien.
- Un detalle no material.
- Aprobar una asignatura.
... y 6 tener algún día un perrito.
5 cosas que me gusta comer:
- Chocolate.
- Arroz a la cubana.
- Porra antequerana.
- Gazpacho Andaluz.
- Hambuerguesa de "Casa Paco" :)
5 juguetes favoritos:
- Mi Kike.
- Un perrito (mi primero pero de peluche) que se llama Tristón.
- La bolsa de "chismitos" de casa de mi abuelilla.
- Una pelota.
- La plastilina.
Uish, creo que debería haber escrito el post otro día, que los recordatorios quedaron algo penosillos :P, bueno... ahí queda guapa :). Lo de comprometer a alguien no se me da bien, si me tiene que caer alguna maldición por ello... ruego no tenga que ver con que dejen de fabricar chocolate. ¡Hala, a cuidarse!

martes, marzo 21, 2006

Kike

... como cualquier niño de mi edad comencé a dudar. Nunca los había visto y para colmo, los compis del colegio, tan crueles como de costumbre, se encargaban de eliminar hasta la más mínima duda sobre su existencia. Así que aquel año, ni corta ni perezosa (pero algo mosqui) y para no dejarme influenciar...
(necesario darle a play para continuar la lectura)

Powered by Castpost
... aparté mi caligrafía y la fichita de castigo que rezaba "no debo comer chuches en clase", me coloqué la gabardina, mis gafas de sol, me remangué los puñitos, pues me estaba tremenda, cogí la linterna, ya que con las gafas no veía tres en un burro, mi lupa... y me puse a investigar:
Si papi me pedía que escribiera la carta a sus Majestades... sospechoso, si lo hacía mami... sospechosa. Si cual pajes se prestaban a acercar mi carta al Buzón Real... sospechosos. Así que aquella Navidad no hubo carta a los Reyes. Si eran Magos... acertarían mi regalo.
Llegamos a Continente y mi expresión era algo como esto "¬¬" cada vez que me preguntaban:
- Mariquilla, entonces... ¿qué le vas a pedir a los Reyes?
En un momento en el que se distrajeron... lo ví, allí estaba mi regalo, ¡era él!. Lo miré fijamente y pensé:
- Oye Reyes Magos, le quiero a ÉL :)
Y llegamos a casa. Mariquilla no había abierto la boca en todo el camino, en toda la semana... en toda la Navidad. Así que si esa mágica mañana lo que yo quería estaba allí, junto a mis zapatos... los Reyes Magos existían.
Y a partir del 6 de Enero de 1990 volví a creer:

Os presento a Kike, la cosita más tierna y abrazable del mundo.

jueves, marzo 16, 2006

Porque...

(Anoche de madrugada escribí este texto que le acompaña, estaba rendida física y psicológicamente, así que por no releerlo lo dejé en borradores, no fuera que hoy me levantara con buen pie y ya no sintiera lo mismo, pero no debo arrepentirme de ello, porque en su momento lo escribí por algo... así que aquí lo dejo.)
Hola... sí, es a ti. No te parezca extraño, sólo quiero que me escuches... o en su defecto, me leas. A mi me encanta hacerlo, el escuchar a la gente... se aprende. Pero no lo hagas con esa pretensión, hoy no me veo capaz de aportarte nada... sólo tengo ganas de estar acompañada y recurro a ti, porque mi habitación está vacía... de sentimientos, de calor, de estima...

No quiero pensar que me siento sola frente a esta impasible pantalla, así que, si no te importa... hoy te cambio por ella. De la misma forma que ahora me lees te imagino delante de mi, mirándome callado/a, atendiendo a cada palabra que digo... porque tan sencillo como eso, tenerte a mi lado, ahora es lo que más preciso. Justo ahora que el mundo duerme, justo ahora que los sueños son los dueños, ahora que el silencio retumba en mis oidos... justo ahora me encantaría estar contigo.

Hoy no hice nada nuevo, no cumplí la promesa de enriquecer mi vida... un día más que comienza y como comienza termina. No me entusiasmó la idea de aprender, ni de conocer, ni tan si quiera de sonreir... me dijeron que el sol guió el día de muchos, pero mi eclipse hoy no me permitió hacer nada por el mundo. Ahora que sí veo la luna, y con ella confirmo que la oscuridad es porque llegó la noche... ahora me apetece despertar, ahora levantaría el mundo, y sobre todo levantaría una por una a todas esas personas que se consideran felices y les preguntaría seriamente qué hacen durmiendo. Ahora me sentaría, si tan amablemente me lo permitieran, a verles vivir...

sábado, marzo 11, 2006

Nunca mais

No eran buenas las ofertas de allí, pero ya que estamos... entramos a comprar.

Mayka: A ver, saca la lista...
Él: el papelito... ¡ya es mala memoria tener que apuntarte esto!
M: ¡Ains, dejaaaa!, salchichas y Dan´up, bien, vamos pa´ya...
E: Entonces vamos para el otro lao, que con tu orientación estamos apañaos...
... 5 minutos más tarde...
M: ¡... la hemos liao!
E: ¿Qué te pasa?
M: Mira... ¡con estos dos paquetes de salchichas te regalan el boli que viene pegado, pero... es que yo sólo quiero un paquete!
E: Puesss... ¡yo que sé! (mira el pasillo y encoge los hombros) ... róbalo.
M: ¡qué dices! nunca he robado, se me va a notar... no se hacerlo, cógelo tú por fiiiiiii.
E: Mira... ¡paso de ti! voy a por mi zumo.
... él se adelanta y yo me quedo atrás... al momento corro y le alcanzo sonriente :)
M: Ya estoy (disimuladamente me subo la manga y le enseño lo que asomaba por mi muñeca) :)
E: Ostras, estás loca... ¡te lo dije de broma!
M: Ya verás mañana en la facultad con mi superboli contando la historia :)
E: (Con cara de desesperación me suelta su frase de un suspiro) Vamos a por los postres...
... 5 minutos más tarde...
E: Mayka... ehm... mira para la derecha. Hay un policía al final del pasillo que antes no estaba...
M: No seas tonto... no me asustes, ese tio será el encargado de queee...
E: ... de que nadie robe.
M: No me mira a mi... estará dando vueltas de que no haya peleas.
E: Sí, por si el marido elige una marca que la mujer no quiere... madre mia. Vamos a hacer una cosa (mirando hacia las estanterías y dándole vueltas a las latas)... vamos a ir despacio a la otra punta del supermecado, 5 pasillos hacia allá.
... me bajé la manga del jersey hasta taparme la mano entera y andamos descaradamente hacia la otra punta del supermecado...
M: ¿Ves? no me sigue a mi :)
E: Dale tiem... ¡¡mierda!!... a tu derecha, final del pasillo.
M: ¡¡Mierda, mierda, mierda!!... ¿qué hago por dios?
E: Espera, igual fue casualidad... vamos a la otra punta.
... los sudores cayéndome espalda abajo... y llegamos
M: (haciendo pucheros y moviéndome de un lado a otro) Por dios... que es sólo un boli, por dios, que mal rato estoy pasando... ¿viene?.... es sólo un boli, por dios...
E: ¡Disimula c**o! (a los pocos segundos)... mira-a-tu-derecha-lista.
M: (con las lágrimas saltadas)... la idea fue tuya...
E: (mirando a el estante) Mayka, haz una cosa, date por vencida claramente delante de él.
M: ¿Qué?
E: ... ve-hacia-él y antes de pasar por su lado remángate descaradamente y suelta el boli encima de las cajas.
M: ... dios, qué dices, qué dices, dios... ¡¡mi dignidad!!
E: ... me cago en tu madre, ¿ahora? ¿dignidad ahora?... tírale, corre... te espero en la caja rápida.
... y se fue, se fue... y me encontré mirando el Tomate Frito Orlando con las lágrimas saltadas, los pómulos ardiéndome, el boligrafo quemándome la muñeca... y el policía cargándose mi dignidad a unos 5 metros de mi...
... así que con la mirada perdida y el tomate reflejándose en mi cara, me remangué en el pasillo, que se me hacía eterno de largo y de solitario, y como quien suelta su pistola, lentamente dejé el p**o bolígrafo encima de la estantería... no miré hacia mi derecha, pero por dios que me sentía como en la famosa escena de Alien acechando a la muchacha...
... llegué a la caja con la seguridad de que si se fuera la luz en el supermecado parecería un puticlub iluminado por mi cara. Pagué mi paquete de salchichas, mi Dan´up... eché el último vistazo al supermercado mientras metía los productos en la bolsa... y mirándome, a unos 1o metros de mi, me sonrió el policía.
... la compra más cara de mi vida.

martes, marzo 07, 2006

Tanka

Después de un tiempo ausente, la capitana vuelve a coger el timón del barco. Con la mirada fija y todos los tripulantes a bordo... ¡volvemos a partir!. Esta última isla de la que me despido me deja una misión de manos de una ninfa, que con ustedes, navegantes de mi barco y compañeros de viaje, debo compartir:

(SÚCUBO)
el dulce dolor
la quebrada esperanza
ciego y sin voz
cuerdo, pero sin alma
perdido por su olor

(Mayka)
Ciego y sin voz
Agarrado a nada
Vivir muriendo
luchando sin más armas
Que falsas esperanzas
Reglas:
Cada jugador invitará a dos participantes, indicando las reglas del juego y avisándolo en su blog·

El invitado al que se pasa la estafeta, iniciará la composición con la frase pivote del participante anterior, quien deberá resaltarla con cursiva y en color rojo.


La forma será de tanka (tipo de poesía tradicional japonesa).

La estructura constará de cinco versos de 5-7-5-7-7 sílabas.

Un tanka puede ser un texto, dividido en cinco partes, usando treinta y una sílabas o menos, permitiendo que fluya la prosa poética dictando la longitud de las líneas que quedarán separadas por signos de puntuación ( La disposición de las sílabas puede ser irregular pero siempre conservando el mismo número de versos).

El invitado elegirá la unidad rítmica que prefiera.

Debe existir el concepto de pivote, o eje del poema: en algún punto de la tercera línea va a existir una imagen que relaciona o liga las dos primeras líneas con las últimas.

El tema será libre.

Cada participante debe señalar el blog del que proviene y enlazar a los blogs invitados.
Lo de comprometer a alguien me puede... quien quiera seguirlo que me lo indique en un comentario y agradeceré muchísmo el detalle. Un beso... por cierto, ¿está correcto?

martes, febrero 28, 2006

¡Felisidadeh!

... a todos mis paisanos hoy, día 28 de Febrero, establecido como el Día de Andalucía... ¡Hale!, ¡a pasarlo bien! :)

La bandera blanca y verde, vuelve tras siglos de guerra.
A decir Paz y Esperanza, bajo el sol de nuestra tierra.
¡Andaluces, levantáos!¡Pedid tierra y libertad!
Sea por Andalucia libre, España y la Humanidad.

viernes, febrero 24, 2006

Hogar dulce hogar

Aunque por ley mi casa es la de Antequera y me pertenece vivir con mi madre, vivo en el piso de Málaga con mi padre por motivos de estudio... no necesito a uno más que a otro, pero la convivencia diaria con él me hace echarla de menos más a ella.
Hoy tocó vuelta a casa... interiormente lo celebro siempre. Paso de estar sola en un pequeño piso que se me hace grande a formar parte de una amplia casa tan llena de vida que parece pequeña.
Cuando esta mañana entraba por mi portal, un olor hizo que mi día amaneciera con una sonrisa... sacaba la maleta del coche y cerca de la puerta de la calle me vino una sensación familiar. Al entrar en las escaleras que llevan a mi casa reconocí el olor de mi madre y supuse que acababa de salir de camino al colegio... bonito y sutil recibimiento.
Y es que cuando necesitas a alguien hasta su olor te reconforta...

jueves, febrero 23, 2006

Blog políticamente correcto

Democracia: 1. f. Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno. 2. f. Predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado.

No suelo hablar de temas políticos, más bien por no tener suficientes argumentos, aún menos armas de defensa para discutir sobre ellos. Pero hoy haré una excepción... porque hace 25 años tembló España y sus cimientos: la Constitución, la democracia... y en consecuencia las libertades de los ciudadanos.
Y desde mi consciente y pobre ignoracia por no conocer muchos hechos y datos históricos de mi país, pero con el convencimiento de las primeras ideas que se comienzan a formar en mi cabeza... celebro con toda la generación que no se rindió y mantuvo vivo el espíritu de la transición y de progresión que hoy me permite, por ejemplo, el simple y maravilloso detalle de poder tener un blog y decir lo que me plazca, sin miedos de límites ni restricciones ideales y de pensamiento, más que las del respeto y la tolerancia.
Y ahora voy a por mi madre para que lea esto... que después dice que no maduro :)

sábado, febrero 18, 2006

Aprisionada

Sentada en un rincón, agazapada...

Cada cierto tiempo miraba de reojo aquella ventana... ¿por qué tan alta?, ¿por qué tan lejos?, ¿por qué a ella?

Cada cierto tiempo se levantaba e intentaba trepar por la pared... quería ver, sentir, oler...

Cada cierto tiempo cerraba los ojos e imaginaba qué habría detrás. Soñaba e idealizaba todo lo que haría cuando saliera de allí, ¡la quería cruzar!.

Se decidió: se levantó, se retiró... cogió carrerilla y saltó, aghh... ¡Una vez más!... se retiró, corrió, flexionó las piernas y se impulsó con todas sus fuerzas... ¡se tiene que poder!

Exhausta ya, pero sin desistir, sintió que alguien tras ella le ayudaba a conseguir su objetivo. Espera, ¿alguien?... bah, le ayudaban a conseguir su objetivo. Entre balbuceos y sin volverse le agradeció el gesto,... la obsesión por aquella ventana no daba cabida a más campo de visión.

Se agarró a sus barrotes y miró por ella con ansiedad, ¡¡¡libertad!!!...

...pero un rostro de apariencia familiar le tapaba, le impedía mirar, le interrumpía la visión... cuanto más hacía por esquivarlo más inútil resultaba el intento. Y cuando quiso sentir al menos libre una parte de su cuerpo, traspasar con el brazo aquellos barrotes y sentir como su sudor era reducido por el viento, se dio de bruces con su propio reflejo... contra aquel espejo.

martes, febrero 14, 2006

Meme intelectualito

Misión cumplida Pululi :)

... 7 días es tanto tiempo y tan poco dependiendo del lugar y las circunstancias... un suspiro, una carcajada... o sin embargo, hacerse tan lentos que confundas un mañana con toda una vida llena de sensaciones...

"Después de estar siete días en una balsa, uno es capaz de advertir el cambio más imprescindible del color del agua. La balsa entraba en una zona en la que el agua no era azul, el cielo estaba lleno de gaviotas que volaban muy bajo. El cambio del color del agua y el vuelo de las gaviotas me hizo inducir y pensar que debería quedarme en vela, listo a descubrir las primeras luces del alba... las primeras luces de la costa, para no perderme un ápice de tanta belleza"

Gabriel García Márquez, Diario de un naúfrago

Y cuando te sientes naufragar vas tanto tiempo a la deriva con la mirada perdida que te acostumbras a esa nueva visión de la vida y no te queda más que disfrutar lo que se te ofrece... y termina desapareciendo la sensación conformista de "esto es lo que hay" para deleitarte con cada detalle que otros no advertirían.

Cuando leí este libro, al llegar a esta parte, recuerdo que cogí un trozo de papel y la copié porque muchas veces me siento así... naufragar, quizá encayando en alguna costa que no me da motivos para quedarme… haciendo aparición la indecisión que no me deja decidir mi rumbo, no se a dónde dirigirme o qué velocidad llevar.

Me fijo en cada detalle porque no acostumbro a esas aguas. Aprovecho las ventajas e inquietudes que este tiempo me pueda ofrecer, aunque a veces las fuerzas me falten.

Pero también entro en nuevos retos con ganas de compartir este aire que me empuja, de navegar a contracorriente si se complica el viaje, ganas de llegar a una isla y contar mis temores y mis logros mirando a alguien a los ojos…viendo sus facciones y sus reacciones y, si hiciera falta, una vez sepa mi destino, volver y desandar para encontrar paraísos en las islas que quedaron atrás...

... y así no perder un ápice de tanta belleza.

No comprometo a nadie, autoinvitense ustedes mismos en sus blogs o en el mio.

jueves, febrero 09, 2006

Pieles de melocotón

Aquel alma inquieta jugaba con su sarcasmo y sus continuas bromas a alterar al personal. Lo único que conseguía era captar la atención y ser la payasa más querida de la fiesta. Pertenecía a mi mundo más allegado, el de mis amigos... del cual hacía poco tiempo que entró a formar parte otra gran persona de un mundo algo más lejano, el de los coleguillas.
Almas distintas que, sin conocerse, completaban mi vida: una risueña, loca y extrovertida; la otra más seria, responsable e introvertida. Me equilibraba justo en el punto medio que los dos extremos de aquella cálida balanza me permitían. La locura se hacía dueña del piso, pues el cuarto de la primera, contiguo al mio, se rendía ante la extraña decoración a la que le sometía diariamente... sin embargo, el alma responsable de la segunda la encontraba en mi facultad, junto a aquellos libros de ciencias que tan atrás me quedan ya.
Lógicamente, teniéndome como vínculo de unión, llegó el día en que se conocieron. Las bromas que soltaban eran continuas... y la costumbre de escucharlas me hacían obviarlas. Más tarde comenzaron a suceder hechos absurdos en el piso. Cuando llamaba a la puerta de su habitación se alteraban visiblemente, por cualquier tontería se excusaban sobradamente, si la otra era invitada a dormir, el colchón de repuesto seguía estorbando en el pasillo a la mañana siguiente...
No caía en la cuenta de que aquellos comentarios que tanta gracia me hacían y las continuas preguntas sobre, por ejemplo, los videoclips de las cantantes rusas Tattoo, era un examen exhaustivo de ellas hacia mi forma de digerirlos. Nunca sospeché nada, siempre fuimos cariñosas entre nosotras... las caricias formaban parte de los masajes-antiestresantes.
Lo que me entristeció no fue que en los primeros meses no me lo dijeran por miedo a mi reacción, sino que durante aquel tiempo yo fuese un supuesto obstáculo para que ellas expresaran libremente sus sentimientos. Pronto, y desde la primera fila, comprendí la doble dificultad de su relación: la aceptación de sus respectivos sentimientos y la de toda una sociedad.
Creo que he dado pocas enhorabuenas como aquella, y no por ser dos muchachas y enfrentarse a lo aún impuesto como atípico, sino por ser mis dos mejores amigas...

A mis niñas.

miércoles, febrero 01, 2006

"Algún día dejaré de decir algún día"

Cuando pasan los años y nada de aquello pierde importancia, a pesar de que quede tan atrás, es cuando verdaderamente se la das... Nada se dignaron regalar, pero a cambio obtuve la experiencia que hoy me sobra y me basta para sacarle el jugo a cada situación que se precie.
Y en apenas unos años da tiempo de sobra a aprender que la casualidad juega un papel crucial cada día, que contados segundos conllevan consecuencias profundas, momentos insignificantes se convierten en trascendentales al cabo de unas horas. Suele pasar que cuando te encuentras en el ojo del huracán no entiendes nada, pero si consigues hacerle frente a cada corriente que se presente te haces tan fuerte...
Te planteas el puñetero hecho de que cada uno nace con una serie de condicionantes materiales, emocionales... repartidos sin sentido. Y te preguntas mil veces por qué no racionar lo condicionantes una vez se ha vivido, al menos dejar un tiempo de rigor para demostrar que el uso dado sería el adecuado... que si se regala la incondionalidad se harán méritos para haberla ganado.
Y ahora que las decisiones son mias quiero creer que, aunque nacemos con unas cartas dadas, está en nuestras manos el cómo jugarlas. Porque, sin duda, todos llevamos dentro el orden y la creación, el caos y la destrucción. ¿No somos víctimas y responsables de nuestra propia vida? pues decido que todas las sendas que la componen esten abiertas a lo posible... que mis estrellas, mi luna y mi sol no haya un dios que me las quite. Que la vida no me pueda, porque yo la dirijo y no le permito que juegue en bando contrario al mio...
Pero a la vez consciente del presente, de que aún me debato entre lo vivido y las ganas por llegar a mi destino. Que nada está ganado, aún menos perdido... pero eso sí, dueña induscutible de mi vida, por lo que plenamente convencida de que "algún día dejaré de decir algún día".

miércoles, enero 25, 2006

Motivos

Estos son de esos típicos detalles que no cuestan nada y que, independientemente de si tienes más o menos ganas de enfrentarte a la vida, te dan siempre el suficiente ánimo para hacerlo...

Lo dicho... me voy a poner a estudiar, que hoy me sobran motivos.



PD: ¡¡Y nada de mimada!! ... nos vemos poco, será por eso ;)

martes, enero 24, 2006

Arbitrar... deporte de riesgo

Siempre me gustaron los deportes, más verlos que prácticarlos. Pero si me lo piden... allá que me pongo el chandal, las zapatillas de deporte... y mi carita de esfuerzo. Eso sí, antes de salir práctico delante del espejo unas cuantas muecas de "flato" por si me meten mucha caña en el entrenamiento... que una acepta el juego, pero no hizo ninguna inscripción para el ejército.
Un compañero me invitó a compartir con él el arbitraje para el Trofeo Rectora de Málaga de Baloncesto, y yo, poco ilusioná, acepté. Acepté sin tener idea de arbitraje... pero me tranquilizaba con un no te preocupes, que tú no te mojas en nada, yo llevo la voz cantante. Así que pensé que, con asentir las decisiones que él tomara, ya tenía bastante. Hala, yo de figurante... como las azafatas, pero con dos tarjetitas, una roja y otra amarilla, para usarlas con la muchacha que se me pusiera chulita... ¡toma!, ¡¡a la calle!!, ¿que no me caes bien? ¡¡a la calle!!, ¿que tú novio no es mio? ¡¡¡ a la calle !!! :D
Quedamos en la cafetería tres cuartos de hora antes del primer partido para que me explicara... -¿¿¡ las reglas del juego !??, él sabrá...- pero lo que no sabíamos ninguno de los dos era en qué puñetera cafetería se encontraba el otro. Yo pensé que era en nuestra facultad, él dio por hecho que en la del Polideportivo (más lógico, sí... pero como soy única :/). Así que me presento 5 minutos antes, con un super precalentamiento de 1000 metros lisos a toda pastilla...
A 5 escasos minutos llenos de nervios, pelotazos, comprobaciones de mi capacidad pulmonar para usar el silbato contundentemente y de preguntarme a mí misma de dónde carajo saqué la idea de que arbitraría baloncesto femenino... me explica que soy ¡arbitro de mesa! . La observo pensando qué extraña relación me uniría a ella en menos de 3 minutos... y toooodo todito me quedó claro como el agua cuando mi encantador compañero tunotemojasennada me explicó:
-Tranquiiiiila, sólo tienes que:

rellenar estas fichas, llevar el cronómetro, decirme cuándo se termina cada tiempo, indicarme los cambios que se produzcan, ser anotadora... es decir, apuntar las faltas personales y de equipo, más los cambios que anteriormente me tienes que haber dicho, estar atenta de que a las 5 faltas se expulsa al jugador, por lo tanto avisarme de cuando llevan 4 y gritar cada diez segundos el tiempo que queda del último minuto de cada cuarto... ¡¡y ponte el silbato, que comienza YA el partido!!-

... y aún no se si el duelo fue entre los dos equipos o entre el partido y yo, lo único cierto es que desde aquel apretón de manos que me dio en plan "queda inaugurado tu calvario" intento mantener diariamente una conexión-petición línea directa al cielo... ¡¡que no revisen mis anotaciones por Dios!!... Que me gusta el deporte... pero juro, perjuro y prometo que la próxima vez me apunto al ejército :(

sábado, enero 21, 2006

Cuando me canso de ser yo

único, ca. (Del lat. unicus). 1. adj. Solo y sin otro de su especie. 2. adj. singular (extraordinario, excelente).

Cada uno es único, exactamente igual al resto del mundo...
Lo queramos o no, la suma de nuestros defectos y virtudes mezclados a su vez con cada toque personal nos hace diferentes a los demás. Y debería ser gratificante recibir la típica frase de "eres único/a"... y debería... SI no fuera porque cuando me la dedican es casi siempre consecuencia de uno de mis tantos defectos... mi despiste. Despistada hasta límites insospechados, a veces sobrepasados por mi paciencia, una de las pocas virtudes que me quedan. Y es que ahora recordaba aquella vez que:
... fui a una zapatillera y cuando me decidí por un par, me quité el zapato de prueba y busqué, a patita coja y sin éxito, el zapato antiguo que debía ocupar el pie que estaba usando. Diez minutos después me senté desesperada en las banquetas de la tienda y me fijé en cada zapato que había suelto. Para mi desgracia, me sonó uno. Así que, arrastrando mi verguenza por la tienda... me coloqué mis distintos zapatos y salí evitando la dichosa cojera de la cual no me di cuenta durante tooodo el camino de ida ¿...? y, por supuesto, maldiciendo a la superfashion estilista que tengo por cabeza.
... fui a una tienda de ropa para hacer tiempo, pues perdí el autobús que debía haber cogido. Como, lógicamente, en principio no pensaba perderlo... recogiendo mis maletas a toda prisa se me quedaron muchas cosas fuera. Mi solución fue meterlo todo a presión en el bolso... así como la espuma del pelo, peine, desodorante, fiambrera y comida que caducaba ese fin de semana... al fin y al cabo, ¿quien lo vería? llegar a mi pueblo, ya fuese en mi maleta o en mi bolso, llegaría igual. Cuando salgo de la tienda, el control pita... ma-dre-mía... vuelvo a entrar y pita, salgo y pita... en esto, ya mi cara tornando a morada y tó kiski mirándome, una dependienta corría hacia mí obligándome a vaciar el bolso en el mostrador (ruego se guarde un minuto de silencio llegado a este punto, homenaje a mi saber estar por mi nofuga dadas las circunstancias)...y cuando hubo sacado hasta la pasta de dientes... caí en la cuenta: NUNCA se os olvide devolver los llaveritos que contienen el número de prendas, porque los hijos de su madre pitan.
... que me duché con el sujetador deportivo color carne, supercómodoquenosenotaquelollevaspuesto.
... confundí, pues están en el mismo estante y tienen el mismo tamaño, mi enjuague bucal con la colonia. No llegué a tragarme la colonia, pues el extraño contacto de la boquilla con mis labios me advirtió, pero volví a entrar en la ducha oliendo a menta que daba gusto. Porque a veces por las mañanas, cuando parezca que digo metáforicamente que mi vida es sueño, es que aún no he despertado.
... cuando después de toda la tarde buscando el mando de la televisión me dicen de poner la mesa y lo encuentro conservándose en el frigórifico, porque si leeis mi prospecto, si quito la mesa... mejor no darme conversación.
... aquella vez que...
Y es que, cuando me dicen que soy única suele coincidir con el culmen de mi desesperación. Por eso, sí algún día pierdo la cabeza y veis que no la encuentro... por solidaridad de no sentirme única, sólo os pido a cambio una cosa hasta que aparezca...
...que la perdáis todos conmigo.