sábado, febrero 18, 2006

Aprisionada

Sentada en un rincón, agazapada...

Cada cierto tiempo miraba de reojo aquella ventana... ¿por qué tan alta?, ¿por qué tan lejos?, ¿por qué a ella?

Cada cierto tiempo se levantaba e intentaba trepar por la pared... quería ver, sentir, oler...

Cada cierto tiempo cerraba los ojos e imaginaba qué habría detrás. Soñaba e idealizaba todo lo que haría cuando saliera de allí, ¡la quería cruzar!.

Se decidió: se levantó, se retiró... cogió carrerilla y saltó, aghh... ¡Una vez más!... se retiró, corrió, flexionó las piernas y se impulsó con todas sus fuerzas... ¡se tiene que poder!

Exhausta ya, pero sin desistir, sintió que alguien tras ella le ayudaba a conseguir su objetivo. Espera, ¿alguien?... bah, le ayudaban a conseguir su objetivo. Entre balbuceos y sin volverse le agradeció el gesto,... la obsesión por aquella ventana no daba cabida a más campo de visión.

Se agarró a sus barrotes y miró por ella con ansiedad, ¡¡¡libertad!!!...

...pero un rostro de apariencia familiar le tapaba, le impedía mirar, le interrumpía la visión... cuanto más hacía por esquivarlo más inútil resultaba el intento. Y cuando quiso sentir al menos libre una parte de su cuerpo, traspasar con el brazo aquellos barrotes y sentir como su sudor era reducido por el viento, se dio de bruces con su propio reflejo... contra aquel espejo.

7 comentarios:

Mik2121 dijo...

Hi May!

Me ha gustado mucho ese mini relato ^_^.. realmente refleja muy bien la idea que me comentaste por msn.
Espero que escribas más, y pronto

Un saludito!!
:****

terminus dijo...

May, cada dia te superas. A ver si atino con la moraleja... casi siempre la carcel somos nosotros mismos, el día que sepamos mirarnos desde fuera, estaremos más cerca de esa libertad.

Beso

Edu

florecilla de alcanfor dijo...

Joooo... y la de veces que nos estampamos con el espejo! Qué bonito, Mayka.

Mayka dijo...

Tenía ganas de actualizar. Un compañero me dio la idea de crear una historia a partir de una imagen o incluirla como una parte más del relato. Y vi esta y pensé en describirla de forma contraria a lo que se suele pensar cuando se observa.

Y compartiendo mi madrugada y mi inspiración contigo Mik ;). Muacks

Terminus, justo lo que quería expresar :)

Florecilla, pero cuanto antes nos estampemos y nos demos cuenta de que la prisión está en nuestra cabeza, antes le pondremos remedio. Gracias wapa.

gabi dijo...

La autentica libertad, si existe, se consigue sólo enfrentando ese reflejo, y conociendonos, todo lo posible, (que nunca será todo). Da igual que te ayuden. La ayuda nunca vendrá mal, pero el último escollo....
Precioso
Besos.

Gacela dijo...

La imagen es inspiradora, sip... y el relato la acompanya muy bien, May :-)

Habrá que atravesar el espejo, burlarnos de nuestras limitaciones. Alicia lo hizo...

Mayka dijo...

Gabi... la última palabra la tiene uno mismo. A veces no sentimos aprisionados por lo que nos reodea cuando la libertad sólo depende de nosotros mismos. Gracias!

Gacela, ¿te refieres a esta Alicia?

Alicia,
brújula y equilibrio.
Una tarde en un cine
rompiste el maleficio
y otro mundo es posible.